top of page
  • marcelinosenasena

Fue la misma menor haitiana quien identificó a su verdugo


El reloj marcaba las 5:00 de la madrugada, cuando la tranquilidad de aquel viernes 5 de abril, fue interrumpida por un operativo migratorio en Verón Punta Cana, que terminaría con la violación de una menor haitiana de 14 años, en un hecho que ha trascendido fronteras y que mantiene a la Dirección General de Migración, en el ojo del huracán.


Mientras el alboroto crecía en sector Ensanche Boulevard, antiguo Kosovo, la menor M.A (iniciales de la víctima), se encontraba en su vivienda, aparentemente sola, al momento del descenso de los agentes.


Fue en ese momento, qué, según narra el expediente acusatorio depositado por el Ministerio Público, uno de los agentes se devolvió y utilizando un pasamontaña, ingresó a la casa de la menor, terminando en un fatídico desenlace.


El documento judicial indica que el agente, hasta ese momento no identificado, se quitó la indumentaria de su cara y le pidió un beso a la víctima, a lo que esta se negó y por lo que éste habría procedido a “agarrarla por el cuello y conducirla hacia la habitación”, para luego “tirarla en la cama” y terminar con su infame acto.


Por los gritos de la niña, los vecinos fueron a socorrerla, por lo que el agente, hoy identificado como Paulino De la Cruz, huyó del lugar por una zona diferente a la que ingresó, uniéndose nueva vez al convoy que realizaba el operativo y ante la extrañez de sus acompaños, por su demora, algo que luego serviría como prueba testimonial.


Tras la agresión, M.A. fue llevada a un centro de salud, donde unos peritos confirmaron que fue abusada, por lo que se inició una investigación, que llevó a las autoridades a presentar el 16 de este mes, a todos los agentes actuantes en el operativo, siendo identificado por la víctima a De la Cruz, como su depredador.


Desde entonces, el raso de la Fuerza Aérea de República Dominicana (FARD) y adscrito a Migración, fue apresado y ahora enfrenta un proceso por violación, que podría costarle años en prisión.


De momento, el conocimiento de medida de coerción está pautada para el próximo 26 de abril a las 9:00 am, luego de varios aplazamientos, debido a que es necesario realizarse una entrevista a la menor mediante la cámara Gesell.


El expediente acusatorio indica que el militar habría violado los artículos 330 y 331 del código procesal penal, así como el artículo 396 de la Ley 136-03, sobre abuso en contra de un menor de edad.


Las investigaciones del caso son realizadas por los fiscales Hendrich Ramirez, Silveria Poueriet, Ronny Mercedes, Rocio García, bajo la borde la fiscal titular Claudia Lorena Garrido.


El acta de denuncia, presentada por la madre, indica que la menor estaba sola, ya que sus padres habían ido a trabajar y que luego de ser ultrajada, recibió amenazas del violador para que no revelara lo ocurrido, indica una nota publicada por el periódico Hoy, bajo la firma de la periodista Olga Vergés.


Asimismo, expone que los agentes tenían pasamontañas y que por esto la muchacha duró más tiempo en identificar al alegado abusador.


Fue dado a conocer que la niña fue sometida a cámara Gessel en varias ocasiones la pasada semana para confirmar sus declaraciones contra el presunto agresor.



0 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page